6 de julio de 2014

De vuelta... a lo básico

He vuelto a mi blog, a veces hago pausas muy largas, pero es mejor ir despacio; la prisa suele traicionar y a estas alturas de la vida le temo a los caminos equivocados.

Mi amiga Cynthia González ha logrado que retome este blog y me recordó que podía ser un espacio divertido. Hoy decido volver a lo básico, a las cosas de las que nunca debí desprenderme. La vida ya es lo suficientemente corta y frágil como para boicotearse uno su propia felicidad. A veces nos toca recorrer un camino largo y accidentado para permitirnos apreciar lecciones que de otro modo no hubiéramos aprendido. Por eso el auto examen de conciencia es tan importante. Por eso, recordarme lo que realmente quiero es aún más importante. Y precisamente, lo que más quiero es regresar a lo básico; regresar a lo que apenas cuesta; a lo que me da paz; a lo que me hace saludable física, mental y emocionalmente; a lo que me hace sonreír a veces discretamente y otras con grandes carcajadas. Quiero alejarme del bullicio, regresar a la naturaleza cálida, lanzarme bajo el aguacero, comprar flores en la plaza, retomar las conversaciones largas y privilegiar la amistad sobre cualquier otro deseo.

Quiero abrazos prolongados y música con contenido. Quiero besos al aire como los que me lanzaba mi abuela cuando me alejaba en el auto y que duraban hasta que ya no podía divisarla por el espejo retrovisor.

Quiero seguir queriéndome mucho y procurar para los demás la misma felicidad que quiero para mí.  He aprendido que no solo el vino mejora con los años y que después de casi tres décadas las mariposas dormidas pueden despertar.

Quiero seguir creyendo que mejor siempre es posible, aferrarme a la utopía, no dejar de soñar. Quiero ver a mi hijo sonreír cada mañana, bailar con él en la cocina y gritar gol como si en ello se nos fuera la vida. Quiero ser mejor ser humano cada día y agradecer que cuando me miro al espejo no tengo nada malo que reclamarle a esa mujer que siempre me sonríe de vuelta.

Yes, I'm back... back to basics. Eso me hace feliz.