3 de agosto de 2011

GRITA


Todo tiene su tiempo.... Tiempo de callar y tiempo de gritar.

4 comentarios:

El conocimiento es un amigo mortal dijo...

Si llorara en voz alta el dolor que he conocido y los secretos que he escuchado, si encontrara alguien con quien compartir mi carga, aliviaría mi mente. Pero no diré una sola palabra. Cerraré los ojos hasta que no se pueda ver la luz y me esconderé en el grito de la hoja del olivo a medida que cae al suelo...

Un abrazo fuerte, Isa.

Isa dijo...

Hay liberación en un grito, aunque ese grito no sea literal, aunque no sea audible. Las emociones son poderosas y cuando llegan a apretarte el pecho a veces hay que abrirle espacio y soltar el grito. Las lágrimas son mis gritos liberadores. No me pesan, más bien me purifican, me renuevan, me abren espacio para recibir lo nuevo. Qué poética la imagen de la hoja del olivo, me gusta, amigo.

El conocimiento es un amigo mortal dijo...

Cara Isa:

¿ Has leído a Kazantzakis ? El " grito " es capital para él. En 1949, escribe: " Soy el hombre más sencillo que existe, pero cuando siento un "grito" en mí, no acepto transformarlo en una " vocecilla " para complacer a los mudos y a los tartamudos. Pues yo no deseo agradar a nadie..." " He venido a este mundo por algunos instantes y quiero lanzar un grito y partir. Nada más."
En CARTA AL GRECO anota el escritor: " Todo hombre tiene un grito que lanzar antes de morir, su grito. Hay que darse prisa para tener tiempo de lanzarlo. Ese grito puede dispersarse, ineficaz, en el aire; puede no hallarse ni en la tierra ni en el cielo un oído que lo escuche; poco importa. No eres un carnero, eres un hombre; y hombre quiere decir algo que no está cómodamente instalado, sino que grita. ¡ Grita tú, pues ! Mi alma integra es un grito y mi obra íntegra es la interpretación de ese grito."
Hablaba Kafka de la función de la Literatura y decía: " Si el libro que leemos no nos despierta de un puñetazo en el cráneo, ¿ para qué leerlo ? ¿ Sólo para que nos haga felices ? ¡ Por Dios: lo seríamos igual si no contáramos con ningún libro ! Por el contrario, necesitamos libros que actúen sobre nosotros como una desgracia que nos afectara muy de cerca, como la muerte de alguien a quien amáramos más que a nosotros mismos, como si fuéramos condenados a vivir en los bosques lejos de todos los hombres, como un suicidio. "
Estoy plenamente de acuerdo.
Un libro, un verdadero libro, debe destrozar nuestras rutinas a golpe de hacha, debe convulsionarnos, sacudirnos por la solapa, empujarnos a la felicidad, sí, pero no a la felicidad del placer, sino a la de estar vivos. ¿ Para que leer algo que nos hace admirar a su autor, pero en nada trastorna nuestras vidas ?

Un beso.

El conocimiento es un amigo mortal dijo...

Aquí sigo, Isa, rompiendo el silencio. El paso del tiempo es infalible, todo lo cicatriza y lo atenúa. Todo menos la memoria. Ya se sabe que recordar es volver a vivir...
Desde el respeto a tu silencio y a tu dolor, consciente de que no hay consuelo que pueda enjugar tu tristeza, quiero trasladar desde aquí todo mi afecto y cariño.

Un beso.