10 de julio de 2011

SILENCIO

9 comentarios:

El conocimiento es un amigo mortal dijo...

Lo que queremos decir, lo que somos, siempre está un paso más allá de lo que decimos. No hay otro silencio, otra renuncia a la palabra, ¿ verdad ?
Oir lo que dice el callar de los demás no es fácil. Pues si el silencio es " cosa negativa ", no lo es el callar. El oficio propio del silencio es " decir nada ", que no es lo mismo que nada decir. El silencio es indecible, expresión sonora de la nada; el callar es significante aun de " aquellas cosas que no se pueden decir es menester decir siquiera que no se pueden decir, para que se entienda que el callar no es no saber qué decir sino no saber en voces lo mucho que hay que decir." Este verano me está volviendo loco...

Preciosa elección musical.

Un fuerte abrazo, Isa.

El conocimiento es un amigo mortal dijo...

¿ Cuántas horas hay en una milla ? ¿ El amarillo es cuadrado o redondo ? Lo más probable es que la mitad de las cuestiones que planteamos sobre el silencio, la mitad de nuestros problemas teológicos y metafísicos sean algo por el estilo.

Hay silencios que no significan olvido.

Un abrazo fuerte.

Isa dijo...

Amigo, qué mucha razón tienes! El silencio no es sinónimo de olvido, a veces es todo lo contrario, y esta es una de esas veces. Guardo silencio porque tengo mucho dolor y aunque también tengo mucho que decir, este no es el momento. Dice en Eclesiastés, que hay tiempo para todo; "tiempo de callar y tiempo de hablar..."
Para mi ha llegado el tiempo de pausar, el tiempo del silencio como aliado, el tiempo del silencio reparador, del silencio esperanzador. Y como todo tiene su tiempo, también me llegará el tiempo en que cese el dolor y regrese el sueño y se renueven mis fuerzas. Pero hasta entonces, me ampara el silencio.

Gracias por compartir mi silencio. Un abrazo grande.

El conocimiento es un amigo mortal dijo...

Querida Isa:

El verdadero conocimiento es siempre solitario e interior. Omnia mea mecum porto " llevo todo lo mío conmigo " ha de ser el lema del sabio. Cuando uno comprende, se calla, el silencio es el fruto del conocimiento, y los que intentan romperlo se desesperan al no ser entendidos porque sus palabras no traducen bien su silencio. Las palabras son sólo dedos que señalan, la verdad está más allá. Lo que queremos decir siempre está a un paso de lo que decimos...

Isa dijo...

En innegable que el silencio tiene méritos poderosos. Buscamos la sabiduría, pero se nos hace muy difícil poner en práctica las acciones (o abstenciones) que ésta demanda. La prisa, el impulso, el responder irreflexivamente a los eventos que nos contrarían, es absolutamente tentador, pero… no es lo más sabio. El tiempo, amigo, el tiempo, es muchas veces el mejor aliado.
Un abrazo

El conocimiento es un amigo mortal dijo...

El silencio, decía Eurípides, es bueno para contestar al sabio, pero no menos que para preguntar al necio...

Un beso.

El conocimiento es un amigo mortal dijo...

A veces el silencio puede ser un regalo, ¿ verdad, Isa ?

Un beso.

Isa dijo...

Sí, el silencio puede ser muchas cosas. En momentos precisos, el silencio puede ser un hermoso regalo. En otros momentos el regalo puede ser romper ese silencio.
Gracias, amigo.

El conocimiento es un amigo mortal dijo...

El silencio es la voz de la distancia...