18 de mayo de 2011

¿Quién me ha robado el mes de abril?

Hay veces en que el tiempo se escurre tan sutilmente que no nos percatamos hasta que toca arrancar la hoja del calendario y se pregunta uno de pronto: pero ¿quién me ha robado el mes de abril?
Mi Ismaelillo entró esta tarde a la cocina y me miró con la expresión que usa cuando el tema es serio: “mami, ¿quién me trae los regalos en navidad?"
Me volteé sabiendo que en ese preciso momento tendría que enfrentar una transición a la que por mucho tiempo le temí; la despedida de la inocencia.

Obviamente traté de ganar tiempo:
-“mi amor, ¿y a qué viene eso ahora?”
-“Es que he estado analizando…”
-¿Analizando qué, mi vida?
(y en mi mente el bombardeo: ¡analizando! ¿quééé?)
-¿Cómo Santa vive tanto tiempo? ¿Cómo pueden volar sus renos? ¿Cómo tú que te despiertas con el menor ruido nunca lo oyes? ¿Cómo puede recorrer TODO EL MUNDO en una noche? ¿Dónde consigue tanto dinero? ¿Quién le cambia el dinero?

Ahí sí que me desconcertó y rompí el mutismo: ¿cómo que quién le cambia el dinero?
-“Bueno, no todo se paga en dólares… necesita euros, pesos dominicanos, moneda china… tú sabes…”
-¿Con quién tú has estado hablando?
-¡Con nadie! ¿No te das cuenta de que estoy creciendo? Ya soy grande y quiero saber la verdad.

LA VERDAD. ¿Cuál es la verdad? 
¿Quiero también saberla?

A él le hablé sobre la ilusión, la magia, las sorpresas bien intencionadas y el amor, que al fin y al cabo es lo que nutre todo lo demás. La conversación lo dejó satisfecho y feliz por la nueva complicidad que ahora teníamos. Pero yo sigo preguntándome acerca de la verdad y sus dimensiones. Después de todo, a mí también me acaban de arrancar de golpe una ilusión muy grande.

Para reponerme del impacto canto a dúo con Sabina:
¿Quién me ha robado el mes de abril?
¿Cómo pudo sucederme a mí?
¿Quién me ha robado el mes de abril?
Lo guardaba en el cajón, donde guardo el corazón…

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Quién eres?

El conocimiento es un amigo mortal dijo...

Cara Isa:

He leído mucho. De tanta lectura aprendí a distinguir las voces de los ecos, lo auténtico del mero gesto vacío. Las voces auténticas son las que hacen a uno estremecerse de vértigo: La de Ismailillo y las de tu alma meditando sobre la vida. Hay quien piensa que uno es una pluralidad de yoes, que uno es muchos, que uno no es, pues, uno. Basta mirar un haz de fotos de diferentes momentos de nuestra vida para caer en la cuenta de ello. ¿ Qué tiene que ver Ismaelillo con el niño que hace unos días miraba a la cámara, con su sensibilidad y sus sentimientos, con sus pensamientos y sus deseos ? ¿ Qué tienes que ver tú con la mujer que fuiste hace un mes mirando a los ojos del niño que hoy te lanza tan provocativo reto : la verdad ? En la infancia tenemos ideas extrañas, ideas que de mayores nos cuesta entender también, como si pertenecieran a la lógica de otro mundo. Quién sabe si como castigo por decidir, en aspectos importantes de nuestra vida, seguir siendo niños, o por la convicción con la que llegamos a creer en aquellas maravillosas ideas, o incluso por haberlas olvidado durante años y ahora vuelven envueltas en la dulzura del niño que empieza a perder su inocencia, lo cierto es que esas ideas resultaron ser verdaderas : " la ilusión, la magia, las sorpresas bien intencionadas y el amor, que al fin y al cabo es lo que nutre todo lo demás ". La pregunta de Ismaelillo, como la del comentarista anónimo, han descargado sobre ti la evidencia de tus propias preguntas sin respuesta como una nube su lluvia. Quizás, como tantas veces ocurre, ambos lleven razón al preguntar. Quizás uno sea muchos a lo largo de su vida, pero hay unos unos más unos que otros. Lo que quiere decir: pasamos por muchas sensibilidades y sentimentalidades, pero queremos unas más que otras. Nos miramos en muchos espejos, pero las imágenes que nos devuelven no son iguales. Nos gustan más unas que otras. Nos reflejan unas más que otras, como espejos, las preguntas. Hay espejos más fieles..

Estupenda canción de Sabina. Su título es una flecha clavada en algún lugar del alma de quien la escucha. Y como la flecha al clavarse, queda vibrando la pregunta....

Un beso, Isa.

Torcuato dijo...

Primero nos ilusionan con magias y luego nos las tiran por los suelos, y quizá la magia es nuestro poder interior.
Me ha gustado como lo has contado, Isa.
Besos.

Isa dijo...

¿Que quién soy? En eso ando, tratando de averiguarlo… Gracias por preguntar.

Conocimiento: Manuel Vicent (uno de mis escritores favoritos) dijo que "el máximo y más peligroso riesgo que tiene quien busca la verdad es encontrarla."
De esa búsqueda puede uno salir fortalecido o profundamente herido, pero una vez se asume el riesgo de la búsqueda, no queda otra que enfrentar los resultados. Un abrazo.

Torcuato: Creo en la ilusión como fuerza motora, si no fuera por ella, la realidad nos abrumaría al punto de inmovilizarnos. Un abrazo.

El conocimiento es un amigo mortal dijo...

" La verdad nos hará libres ", dijo alguien que sólo escribió sobre la arena...
La verdad es incomunicable, Isa. El conocimiento de la verdad muere en el mismo momento en que aparece. La verdad no se deja apresar con palabras. Yo nunca podré entender lo que otros quieren decir sobre su verdad, nunca podré sentir lo que ellos al escribir, ¿ cómo dos vidas distintas, cómo experiencias distintas, van a entender lo mismo al enfrentarse a las mismas palabras, a los mismos actos ?
La verdad lleva el marchamo de la primera vez. Es como el primer beso, nunca podrá repetirse y, sin embargo, nos esforzamos en renovar un instante que nunca volverá, que por definición no puede regresar. Ahí está la pérdida, ahí. Y la herida. Un riesgo asumido...

Un abrazo, Isa.

Isa dijo...

Tienes razón, debo pensar sobre eso. La verdad es relativa, puede basarse en hechos concretos, pero muy a menudo matizados por aspectos subjetivos que el ser humano moldea a gusto y disgusto. Gracias por tu reflexión.