5 de febrero de 2009

ESTO PUEDE SER PARA USTED

Estaba detenida en un semáforo pensando en las esperanzas que ha puesto el mundo en el nuevo presidente Barack Obama y en el entusiasmo superlativo que generó su ceremonia de juramentación. Todos buscan que el nuevo mandatario llene sus expectativas. ¿Será posible esto?

Se me ocurrió que Obama necesitaría una varita mágica, cerré los ojos y me imaginé regalándole ese instrumento fantástico al nuevo líder. De repente, un joven tocó el cristal de mi auto y me insistió en que tomara la propaganda que repartía. Parecía un mensaje urgente, así que accedí.

El tapón me obligó a esperar el próximo cambio de luz del semáforo y me entretuve leyendo el papel, que advertía en letras azules: “Esto puede ser para usted”.

Intrigada, procuré leer más. Una diminuta hoja me ofrecía de golpe la solución a todas mis preocupaciones.

La coincidencia era asombrosa, tendría razón Paul Kammerer con su Ley de la Serialidad. Yo buscaba ayudar a Obama y una tal señora Luci ponía su talento a mi disposición.

Sus habilidades estaban detalladas en el anuncio: podía decirme mi pasado, presente y porvenir. Mi pasado ya lo sé, mi presente, por razones obvias, también lo sé, así que la señora Luci, de entrada, ya estaría liberada del esfuerzo de relatarme dos terceras partes de mi vida.

Con respecto al porvenir, necesitaba saber si sería capaz de conseguirle la varita mágica al Presidente, y por supuesto, en el ámbito local, una versión equivalente para el Gobernador.

¡Pero qué digo! Si ya eso no sería necesario, la señora Luci podría encargarse personalmente del asunto. Además, según añade la promoción, ella puede hacer amarres, endulzamientos, juntar a los separados, ayudar a los que sufren falta de ánimo, a los que necesitan prosperar en su trabajo y hasta a los que piensan que todo les sale mal.

La nomino para asesora de todos los asuntos pendientes. Esta mujer tiene, incluso, la virtud de la discreción, pues promete confidencialidad. Además, sus trabajos son garantizados.

Le enviaré a Obama, a través de su BlackBerry, la información con los datos de la señora Luci, y claro está, copiaré a Fortuño en el correo electrónico. Después de todo, eso podría ser para ellos. Yo soy sólo una intermediaria.

Publicada en El Nuevo Día: http://www.elnuevodia.com/diario/columna/527558

1 comentario:

Antigonum Cajan dijo...

Lo mio es mas pragmatico.
Por cierto le preguntaba
al Sr.Vacas que debo jacer
para que me publiquen algo
con la jumirdad que caracteriza
mi blog. A kien debo sobornar?