28 de septiembre de 2008

La Bella de Amherst

Algunos poemas pertinentes de Emily Dickinson:

PEQUEÑEZ
Es cosa tan pequeña nuestro llanto;
son tan pequeña cosa los suspiros...
Sin embargo, por cosas tan pequeñas
vosotros y nosotras nos morirnos.

ESTATURA
Poder discrecional tuve en mi mano
y con denuedo contra el mundo fui;
dos veces temeraria lo he afrontado
tan sólo con la honda de David.
Aunque la piedra le arrojé segura
fui sólo yo la que me desplomé :
¿de Goliat fue muy grande la estatura
o quizá fue mayor mi pequeñez?

Ambos poemas en versión de C López Narváez

Emily Dickinson
(1830 - 1886)
Amherst, Massachusetts

Otra entrada de E. Dickinson en este blog: elismaelillo.blogspot.com/2008/02/hope-is-strange-nvention.html

3 comentarios:

rebeca dijo...

hola isa, llego a tu blog por que disfruto de tu programa de los martes.soy una joven madre soltera y me identifico con los temas que discutes.
que lindos los poemas de hoy,pero cuanta tristeza,sufrimiento!

CRISTINA dijo...

muy bonitos, los poemas
saludos, isa

Isa dijo...

Hola Rebeca:
Gracias por tu mensaje, qué bueno que te guste el programa, espero que te ayude en este difícil, pero hermoso proceso de crianza.
Sí, son un poco tristes los poemas, es que ella (Emily) era bastante fatalista, pero muy buena poeta. Gracias por pasar.

Cristina:

Mira que curioso, hace nada andaba deleitándome con la foto de Paul Newman en tu espacio, una pena su muerte, pero un gozo su vida y su legado.

Un abrazo.