11 de septiembre de 2008

DEPREDADORES

Andaba por Viena Directo y me topé con las REVELACIONES de Paco, que entre otras, contaba el sobresalto que le causó el ATAQUE de sus felinos a un pajarito. De inmediato mi memoria dio un giro y me remontó a una escena similar que he tratado de sacar de mi mente sin ningún éxito. La cuento ahora para ver si la exorcizo por fin.

Hace unos días caminaba por un estacionamiento con el Ismaelillo y le señalé un PAJARITO que se acababa de posar junto a nuestro auto. Le hice señas a mi hijo para que hiciera silencio y no lo asustara. Cuál fue mi sorpresa cuando de la nada (porque juro que fue de la nada), salió un GATO, lo atrapó y se lo llevó en la boca...

El Ismaelillo empezó a llorar y yo me sentí miserable porque nuestro silencio propició aquella CACERÍA. El camino a casa fue un DUELO interminable. De repente se me ocurrió decirle al niño que el gato le había salvado la vida al pajarito porque pensaba que "los humanos" lo iban a atrapar y él se lo llevó a un sitio seguro. Inmediatamente pensé que un enano de 5 años no se creería eso, pero como uno se cree lo que quiere o necesita creer, él dejó de llorar y APLAUDIÓ.

Eso bastó para que esa noche mi hijo durmiera tranquilo, sin embargo yo me sigo desvelando. Es que cada vez son más los DEPREDADORES nuevos que descubro.

Los he visto en la CALLE saltándose con descaro un PARE o un semáforo, porque guían a toda velocidad su camión de carga o su BMW; los he visto en la PRENSA defendiendo sus candidaturas para el 4 de noviembre; Igual los veo sentados en una oficina de GOBIERNO mirando el techo mientras esperan que llegue el día 30; y hasta dirigiendo EMPRESAS “exitosas”, sentados en oficinas enormes, y ocultando el cuchillo dentro de su boca.

2 comentarios:

CRISTINA dijo...

¡¡¡Qué razón tienes!!!

Hay que estar siempre alerta, porque hay mucho depredador del malo, del que lo es porque quiere serlo, del que disfruta siéndolo.

Isa dijo...

Cristina:

Cada día me sorprendo más. De hecho, esta entrada amerita una secuela, porque me topé con uno que se merece más líneas...