26 de abril de 2008

Construyendo la alegría

Hay días en que el tiempo parece estar detenido, pero, afortunadamente, con la primavera todo renace
y las flores reaparecen
devolviéndole el encanto al espacio que antes lucía mustio.
Hay días en que nos falta la sonrisa y, como por arte de magia,
aparece un hada, un ángel o un mimo,
que nos la devuelve frente a la muchedumbre.
Globo-flor-sonrisa; la vida se pinta de ROJO.
Después de semejante agasajo,
no nos queda otra que marchar de nuevo,
EN POS DE LA ALEGRÍA.

4 comentarios:

CRISTINA dijo...

¡En pos de la alegría! ¡Qué bonito!
La primera foto me encanta.

Saludos.

Griselle dijo...

ME GUSTO TU RINCONCITO. TE HARE UN ESPACIO EN EL MIO

Isa dijo...

Hola Cristina
Qué bien que ya estés recuperada. Las fotos las tomé en Chile, la primera fue en una calle del centro de Valparaíso, las del mimo fueron en Santiago y la del muro (al final) fue en la casa de Neruda, en Isla Negra. El talló un verso que termina con esa expresión: "construyendo la alegría".

Griselle:
Gracias, pasaré por tu espacio.

Paco Bernal dijo...

Hola Isamari!
Qué bonitas las fotos. Tienes razón: la alegría es un negocio que se construye todos los días. Algunos se avanza más y otros menos, pero cada día hay algo nuevo.
Abrazos desde Austria,
P.