20 de marzo de 2008

Mis muertos

Tengo tres muertos a cuestas.

Tres llamadas pendientes
que tardé en contestar

y que luego fue ya muy tarde;
se fueron y yo no les dije adiós.

Eso pesa. Pesa demasiado.
No sé si algún día me lo perdonaré.

No hay comentarios.: