10 de marzo de 2008

Algunas veces

Hoy ando conectada a Sabina. Que conste que no tengo Ipod (perdonen la confesión de esta chica poco tecnológica), mi conexión es tan sencilla, tan básica como tararear algunas estrofas en el carro, en la ducha, mientras guardo la compra o hago el café:
"Algunas veces vuelo
y otras veces
me arrastro demasiado
a ras del suelo..."

Me fascina esa canción de Sabina, pero la disfruto más cuando la escucho en la voz de Rosario Flores, que la interpreta como un lamento sensual con la angustia del maldeamor.
“…Y algunas veces suelo recostar
mi cabeza en el hombro de la luna
y le hablo de esa amante inoportuna
que se llama soledad,
que se llama soledad.”

Qué pena: siento lo mismo que él, pero no canto como ella.

1 comentario:

César Maraver Marrero PR dijo...

llevo en mi muñeca una cinta de nilon negro... lleva ocho nudos con un significado, y esa canción tiene tanto que ver...