28 de julio de 2007

RETRATO DE FAMILIA

Todos juntos ya...
Este verano el Ismaelillo y yo visitamos a mis hermanos en Nashville, Tennessee.
Conocí a mis dos nuevas sobrinas, Amanda y Gabriela, y disfruté de Claudia, que ya tiene tres años.
Retrato: mi hermana Ruthy con sus hijas Amanda (en la falda) y Claudia, mi cuñada Marissa con su hija Gabriela y el Ismaelillo con mamá (yo, sin pelo…). Atrás (arrodillados como buenos esposos), mi cuñado Ángel y mi hermano Gerry.
También nos acompañó Carmen, una amiga de la familia, que lleva a Nashville en el corazón. Ella tiró la foto...

Disfruten de algunas imágenes afectivas…
1. Primos. No, Fiona no es de la familia...





2. El tiempo pasa, nos vamos poniendo viejos...

3. We and Duprey



More picks later...

Flor de papel

"[...] Flor de papel
disolviéndose en la lluvia.

En la espuma de tus besos naufragué
y hoy estoy en carne viva.

Flor de papel
más cambiante que la luna,
en la fría geometría de tu piel
extravié la cordura; me perdí..."
Rosas rojas, J.R. Florez
Intérprete: Alejandra Guzmán
Flor marchita

Pequeñas cosas

Uno se cree
que las mató
el tiempo y la ausencia.
Pero su tren
vendió boleto
de ida y vuelta.
Son aquellas pequeñas cosas,
que nos dejó un tiempo de rosas
en un rincón,
en un papel
o en un cajón.
Como un ladrón
te acechan detrás de la puerta.
Te tienen tan
a su merced
como hojas muertas
que el viento arrastra allá o aquí,
que te sonríen tristes y
nos hacen que
lloremos cuando
nadie nos ve.
Aquellas pequeñas cosas, por Joan Manuel Serrat
Video: http://www.youtube.com/watch?v=hoCZ8H0RAsA


¿Pequeñas cosas?
¿Y yo cómo aguanto?
¿Cómo se supone que resista un pasado
que re-aparece precipitadamente,
que salta desde los escombros,
que me visita,
que hiere tanto?

26 de julio de 2007

Extraño al Vera

Jesús, el Vera, se nos fue el 3 de diciembre de 2004. Jesús fue mi mentor y uno de mis mejores amigos. Su enfermedad fue dolorosa, no sólo físicamente, que no le dio tregua, también emocionalmente. Para todos los que lo queríamos fue un golpe muy difícil de sobrellevar.

Cada vez que ando perdida en algún tema, personal o profesional, pienso en los consejos del Vera. Su palabra era pausada y sincera, siempre me aconsejó con una sabiduría extraordinaria. Me decía las verdades más duras, aunque yo peleara, porque sabía que luego recapacitaría y volvería, con el orgullo a cuestas, a decirle que tenía razón.

Jesús fue un Quijote, no sólo por su parecido físico con el ingenioso hidalgo, sino porque libró batallas similares. Luchó con los molinos de la radio y la TV pública, contra la mezquindad política, la mediocridad periodística y contra el cáncer canalla que se lo llevó. Lo vi combatir como guerrero y lo vi morir con las botas puestas. Sentí mucha rabia por mi impotencia, por no tener armas que evitaran la derrota.

Jesús, amigo, la noche de tu muerte soñé que había un león junto a mi cama, un león rugiendo salvajemente, pero yo no le tenía miedo porque no me rugía a mí. Aún así, me angustió su lucha feroz y me volví a verlo, incapaz de ayudarlo en su batalla. Me desperté sudada, pero aliviada de descubrir que había sido un sueño. Dos horas después recibí la llamada. Hidelisa me dijo que tus últimas horas las pasaste desesperado, luchando por respirar, impotente ante la ineptitud médica de un mediocre que no reaccionó a la emergencia y de un centro de salud sin equipo y sin ambulancias. Esa noche te dejaron morir.

Jesús: amigo, quijote, león, ogro, instigador, valiente, galán, señor de la radio… TE EXTRAÑO.

EL HOMBRE DEL ASCENSOR DETENIDO

Programa especial:
El hombre del ascensor detenido: Jesús Vera Irizarry y el periodismo cultural radial

En la Semana de la Prensa, Radio Universidad presenta: El hombre del ascensor detenido: Jesús Vera Irizarry y el periodismo cultural radial, una serie especial que investiga la trayectoria de un periodista que se dedicó a resaltar la vida cultural del país y muestra, a través de sus entrevistas, el compromiso y los valores del periodismo puertorriqueño.

Cuenta con una selección de voces de periodistas, artistas y personalidades del quehacer cultural del país, en una producción y libreto de Amarilys Ortiz Medina, acompañada en la locución por Roberto Morales Cabán y edición especial de Angel Cruz Pérez.

Escúchela el lunes 30 y martes 31 de julio, y el primero de agosto, a las 5:30 de la tarde, por el 89.7 y 88.3 FM de Radio Universidad de Puerto Rico. En la red: http://www.radiouniversidad.org/









Ilustración: Jesús Vera Irizarry, por el artista Carmelo Sobrino

13 de julio de 2007

Lo que Sabina dijo por mi...

Esta canción, de Joaquín Sabina, es una de mis favoritas.
Es una canción dolorosa,
que lastima hasta el fondo del corazón.
Nunca he podido escucharla sin llorar.
Y no digo llorar dos, tres lágrimas.

Digo llorar destempladamente
hasta desangrarme.
No, lo peor no ha pasado. Hay heridas que nunca cicatrizan.


CONTIGO
Yo no quiero un amor civilizado,
Con recibos y escena del sofá.
Yo no quiero que viajes al pasado
Y vuelvas del mercado
Con ganas de llorar.
Yo no quiero vecinas con pucheros,
No quiero sembrar ni compartir.
Yo no quiero catorce de febrero
Ni cumpleaños feliz.

Yo no quiero cargar con tus maletas.
Yo no quiero que elijas mi champú.
Yo no quiero mudarme de planeta,
Cortarme la coleta,
Brindar a tu salud.
Yo no quiero domingos por la tarde.
Yo no quiero columpio en el jardín.

Lo que yo quiero, corazón cobarde,
Es que mueras por mí.
Y morirme contigo si te matas
Y matarme contigo si te mueres,
Porque el amor cuando no muere mata,
Porque amores que matan nunca mueren.

Yo no quiero juntar para mañana;
No me pidas llegar a fin de mes.
Yo no quiero comerme una manzana
Dos veces por semana
Sin ganas de comer.
Yo no quiero calor de invernadero.
Yo no quiero besar tu cicatriz.
Yo no quiero parís con aguacero
Ni Venecia sin ti.

No me esperes a las doce en el juzgado;
No me digas que volvamos a empezar;

Yo no quiero ni libre ni ocupado,
Ni carne ni pecado,
Ni orgullo ni piedad.
Yo no quiero saber por qué lo hiciste.
Yo no quiero contigo ni sin ti.

Lo que yo quiero, muchacha de ojos tristes,
Es que mueras por mí.
Y morirme contigo si te matas
Y matarme contigo si te mueres.
Porque el amor cuando no muere mata,
Porque amores que matan nunca mueren.

11 de julio de 2007

Frida Kahlo, vigencia perpetua

Frida trasciende la historia y el misticismo.
Incluso, trasciende el cliché de tanto repetir su nombre.

Frida paloma, eje de pasiones... de todas las pasiones.
Frida bailarina:

“¡La bailarina! Ah, sí, di vueltas durante aquellas horas de sueño glauco. No era Nijinski bailando […] No era Ana Pavlova […] No, era la bailarina Frida Kahlo, para servirles, que cayó de un vértigo que no conoce la gravedad.
¿Bailarina? La muerte, alrededor de mi cama.”

Fuente: Frida Kahlo, por Rauda Jamís

Frida dama del dolor; el cuerpo y el corazón destrozados.
Frida icono de todas las que, aún sin que se nos note,
también estamos desgarradas.

Retrato: Yo soy la desintegración



Boda de Frida Kahlo y Diego Rivera- 21 de agosto de 1929. Ella tenía 22 años, él cuarenta y tres.

“[…] Decían que era como una boda entre un elefante y una paloma.”

4 de julio de 2007

Los que nos cuidan


¿Quién nos cuida del que nos cuida? No es un trabalenguas. En todo caso, sería un acertijo o una pregunta retórica.

Los medios de comunicación reseñan a diario casos que ponen de manifiesto lo deteriorado que anda el principio de la confianza. Y no hablo de la “confianza estereotipada”, tipo concurso de belleza, en la que todas las candidatas aborrecen la hipocresía. No, me refiero a la creencia en que una persona o grupo será capaz y deseará actuar de manera adecuada en una determinada situación y pensamiento.

¿Quién nos protege del que se supone que nos defienda? Sobran los ejemplos en las diversas categorías. Un policía ha sido cómplice (o autor) de un atraco a un camión blindado, en el que, de hecho, fue tiroteado otro agente del orden público. Investigaciones locales y federales evidencian, de manera contundente, la corrupción política del país. Muchos ya cumplen sus sentencias y otros, nerviosos, aguardan. Sorprenden también las presiones a las que someten a un alcalde para que le cobre al pueblo un impuesto que el ejecutivo municipal admite que no es necesario.

Nos topamos en la prensa con fotos de líderes empresariales, cívicos y religiosos que han violentado descaradamente los conceptos más básicos de la ética y de la fe. Nos agobian con historias desgarradoras de abusos hacia menores por parte de sus progenitores; padres y madres que nunca comprendieron su verdadera función.

Todas las figuras mencionadas tenían como tarea custodiar, proteger, defender, preservar, velar, salvaguardar… ¿Cómo más se explica?

Lo peor es que ya no nos sorprende. Ya no nos quedamos con la boca abierta y la quijada en el piso, incrédulos, ante la noticia. Eso es mala señal. Por eso insisto: ¿Quién velará al que le toca cuidarnos?

Publicado el 4/julio/07, en El Nuevo Día

3 de julio de 2007

Princesa en el minarete

– ¿Cómo se ve a sí misma hoy día?
– Como a una princesa dentro de un minarete, de aquellos que coronan cualquier palacio imperial en la India. Gozo de toda la visión que me permite la altura y estoy protegida por los cuatro costados, pero, de alguna manera oblicua, sutil, me veo prisionera.

Como la Kumari.
Nuestra Señora de la Soledad, de Marcela Serrano

Abandonada.

Enterrada en este nicho de lujo
por el que puedo pasearme
porque es más grande de lo habitual,
puedo distraerme
porque está equipado
y puedo escribir
porque el tiempo a solas se me sobra.

Pero igual estoy encerrada en el lateral de un muro,
en el hueco de la pared.
Era una noche hermosa, pero ahora es triste
sin brisa ni poesía.

Igual estoy muerta aunque él no lo sabe.








2 de julio de 2007

Sobre el rigor

"Ningún obstáculo me doblega:
el rigor lo destruye [...]
el rigor obstinado, el rigor destinado"
Leonardo da Vinci