15 de octubre de 2007

De naúfragos y amantes

"Son de Mar es una novela de amor, de naufragios y regresos. Todos los muertos vuelven si los llama el amante con la fuerza necesaria. El protagonista de esta novela es un naúfrago que regresa después de diez años, pero este hecho sucede también cada día en el asfalto de la ciudad. Según el manual de la resurrección, el primer requisito que se exige para resucitar es estar vivo, aunque la vida te sumerja cada día en la profundidad de los mares. En este caso siempre habrá algún amante que te llame desde cualquier orilla y tú tendrás la necesidad de volver a ella".
-Contraportada de Son de Mar

Esta obra del escritor español Manuel Vicent, fue merecedora del Premio Alfaguara en su edición de 1999. Vicent es valenciano, escritor y periodista. Además, odia las corridas de toro… me parece bien.

En el año 2001 el director de cine español Bigas Luna presentó su extraordinaria versión cinematográfica, de la que el crítico Daniel G. Frías escribe lo siguiente:
"Toda la sensualidad del Mediterráneo y el encanto de las tierras levantinas se ponen al servicio de Bigas Luna y su equipo con el fin de crear en estos escenarios la historia de uno de los triángulos amorosos más intensos y atractivos del cine español –sin olvidar al trío de ‘La buena estrella’, de Ricardo Franco-. Pero por encima del amor, de las pasiones eternas, "Son de mar’ es un canto a la belleza natural, ya sea la del mar o la de los cuerpos desnudos".

¿Por qué escribo de esto ahora? Porque Son de mar, el libro, regresó a mí.
Lo recibí hace 8 años de las mismísimas manos de su autor, y ahora lo retomo como si fuera el propio Ulises que el mar me devuelve.

No hay comentarios.: