2 de agosto de 2007

El compactador que hace magia

Nos ahoga la basura. No son nuevos los datos sobre este problema en Puerto Rico. Las autoridades gubernamentales no han tenido mucho éxito en lograr reducir el volumen de desperdicios sólidos que se genera a diario en la Isla.

Una vez fui basurera, y aunque eso es otra historia, comprendo de primera mano el reto de hacer efectivo un programa de reciclaje, no para ciudadanos conscientes y consecuentes, sino para el ciudadano común, que le molesta incluso enjuagar una lata. Eso, por supuesto, sin obviar los intereses económicos vinculados al negocio.

La ley que dispone reciclar un 35% de los desechos ha resistido enmiendas y extensiones sin fin y ya casi naufraga, desorientada en rellenos sanitarios que pronto alcanzarán su capacidad máxima.

¿Será el problema de basura sintomático de lo que le sucede al país? El jueves pasado estuve de paseo con mi hijo por el Viejo San Juan y cuando bajábamos por la calle Fortaleza tuvimos que esquivar cajas y bolsas tiradas por todo el camino.

En la ruta nos topamos con un camión de basura que hacía su recorrido nocturno. Mi niño aprovechó que los amables trabajadores lo invitaron a ayudarlos, tomó entusiasmado dos cajas y las arrojó sin titubeos al compactador para ver cómo desaparecían ante su vista. Él todavía piensa que hizo magia.

Para mí la experiencia fue reveladora. Hay políticos a los que también hemos tenido que esquivar a lo largo del camino y ahora tenemos la responsabilidad de sacarlos del medio.

Como con la basura: hay que reciclar lo que tiene posibilidades reales de reúso, pero los residuos inservibles hay que apartarlos de la vía, echarlos al camión y que el voto se convierta en el compactador que hace magia.







Publicado el 2/agosto/07, en El Nuevo Día

4 comentarios:

Gerry dijo...

Sin tan solo el voto compactador los desapareceriera como por arte de magia. El problema es que vuelven y se descompactan y se autoreciclan y la gente se olvida de que fueron, son y siempre serán basura. Aún así, me agrada la idea de poderlo hacer para al menos poderle ver las caras de terror mientras se los traga el compactador, jeje!!!!

Isa dijo...

Son como los Gremlins; los malos se multiplican...

El conocimiento es un amigo mortal dijo...

Hábil utilización de la metáfora como recurso ideológico. La basura se está acumulando en el país, igual que las otras basuras que decoran y nutren la vida nacional...
Se trata de echar mano de " lo pequeño ", de lo concreto, como punto de mira para abarcar los grandes temas generales.
Los que gobiernan dicen mucho mal de los periodistas críticos y honrados y esto prueba que los periodistas no son inútiles para los gobernados, para el pueblo...

No cambies. Un saludo.

Isa dijo...

La política partidista ha perdido credibilidad y han hecho que el pueblo opte entre los malos y los peores… qué tragedia!