26 de agosto de 2007

CAMPEÓN DENTRO Y FUERA DEL RING

Nunca he negado que detesto el boxeo. Pienso que no debe llamársele deporte a un espectáculo violento en el que el público delira al ver a dos personas pelear en un ring.

Pero, como la emoción nacional reivindica casi todo, ahí ando aplaudiendo cuando gana un boricua, aunque sea a puños…

Con Iván, en particular, la emoción es diferente.

Hace un año lo tuve de invitado en un programa. La entrevista no tuvo NADA que ver con el deporte. Hablamos sobre su familia: sus hijos, su esposa, su madre, su padrastro…

Fue una conversación muy conmovedora, conocí a un Iván sensible, sincero, humilde, inteligente, familiar y muy conciente de sus prioridades. También a un Iván al que la vida golpeó duro (y sin guantes).

Le propinaron muchos golpes bajos en las etapas más cruciales de su vida: la infancia y la adolescencia. Lo más admirable es que cuando tuvo la oportunidad de desquitarse, no lo hizo. Por el contrario, se tornó comprensivo y perdonó a quienes lo hirieron. De hecho, aunque no anda pregonándolo, ayuda a quienes le fallaron.

Iván, es un campeón fuera del ring. Ahora, como diría Maripili, en el ring, también!!!

Perdón por mi contradicción, pero debo aclarar: sigo detestando el boxeo, pero si como quiera van a pelear, pues le voy al boricua 100%.

No hay comentarios.: